Yoga en Madrid Río – Casa de Campo

Los martes y jueves por la mañana, a las 10:30, las clases de yoga tienen lugar a la entrada de la Casa de Campo, justo al lado de Madrid Río. La parada de metro y tren más cercana es Príncipe Pío. Puedes ver la ubicación en Google Maps pinchando aquí.

También os dejo la imagen del mapa por si no tenéis acceso a Google Maps:

Mapa Yoga en Madrid Río - Casa de Campo

Yoga en Madrid Río - Puente del Rey

Puente del Rey, desde Príncipe Pío hacía Casa de Campo

Si venimos desde el centro de Madrid, cruzamos el puente para llegar a la Puerta del Rey (las seis columnas) y las cruzamos también:

Puerta del Rey - Yoga en Madrid Río

Pasadas las columnas veremos una fuente a pocos metros. A mano derecha queda un edificio y a mano izquierda hay una zona de cesped arbolada que es donde tienen lugar las clases de yoga:

Yoga Madrid Río - Casa de CampoFuncionamiento de las clases

Antes de la clase

Traed ropa cómoda y una cinta de yoga o un cinturón cualquiera (los usamos a menudo en las clases de las mañanas). Venid hidratados y con el estómago vacío. Una esterilla de yoga es muy recomendable aunque no estrictamente imprescindible; hay gente que usa una toalla o directamente el cesped, pero algún día el cesped puede estar húmedo o esconder “sorpresas”. La esterilla además de servir de aislante ofrece mayor adherencia a pies y manos.

Sed puntuales para no llegar estresados y evitar perderos los ejercicios iniciales, que os harán el resto de la clase mucho más fácil y agradable.

Durante la clase

Intenta seguir las instrucciones verbales y olvídate de lo que hacen las personas de tu alrededor. En algunas posturas suelo dar varias opciones para que cada uno se adapte a sus posibilidades. Si doy dos versiones y tienes claro (o lo descubres al intentarla) que la dos te va a resultar imposible de realizar correctamente, , no te quedes mirando al resto; permanece o vuelve a la versión uno y acumula tiempo en ella. Si vienes de forma continuada a las clases y perfeccionas las versiones básicas de las posturas, seguro que algun día podrás hacer las avanzadas.

Permanece en la versión de las posturas que te permita respirar, y que cada parte de la respiración (inhalación y exhalación) se sienta diferente en tu cuerpo y las zonas que estás estirando. Si el estiramiento es muy intenso, duele y no cambia la sensación que produce dependiendo de si estás cogiendo o soltando aire, es que has ido demasiado lejos. Reduce un poco la intensidad de la postura y observa como se reduce la tensión cuando exhalas.

Descansa siempre que lo necesites, ya sea de pie, en posición sentada, tumbada o en la postura del niño.

Al terminar la clase

Junto a las mochilas dejo una caja con caramelos y un bote, los cuales nos permiten hacer el último ejercicio de la clase de yoga; practicar el dar y el recibir. Para el recibir coge los caramelos que quieras. Para el dar no hay una cantidad sugerida, ya que eso condicionaría el acto de dar. Casi nunca menciono el bote al finalizar la clase por el mismo motivo.

Tampoco llevo cambio y prefiero que nadie abra el bote. Si no tienes cambio, puede elegir dar el próximo día por la clase que acabas de recibir, o dar en ese momento por las clases a las que piensas asistir en el futuro. En ambos casos te sugiero que te tomes un momento y hagas un ejercicio de honestidad contigo mismo. Si quieres dejar algo que no cabe por la ranura del bote, puedes ponerlo en la parte de la caja donde no hay caramelos, o debajo de ella si no quieres que se vea mucho. No se está obligado a dar y nadie te va a decir nada al respecto.

Puedes pinchar aquí para leer mi reflexión sobre cuanto cuestan las clases

y aquí para ver las respuestas a otras preguntas que puedas tener