Raíz: parte de una cosa de la cual, quedando oculta, procede lo que está manifiesto.

En este taller trabajaremos para que nuestra práctica adquiera la capacidad de ser más sensible, significativa, inteligente y profunda. Aunque durante el taller conectaremos los conceptos con la práctica del yoga y la meditación, no es necesario tener conocimientos de yoga para asistir y beneficiarse del taller.  Algunos aspectos que abordaremos:

  • Darnos cuenta de cuáles son nuestras raíces, nuestros cimientos: dónde encontramos el soporte tanto en las posturas de yoga como en nuestra vida diaria, dónde y cómo nos apoyamos para encontrar nuestro equilibrio.
  • Observaremos cómo nuestras raíces condicionan la manera en la que crecemos y nos expresamos, y los aspectos energéticos de nuestra relación con el suelo y el espacio.
  • Desarrollaremos la sensibilidad de esas raíces para que sean capaces de proporcionarnos mayor información, de nutrirnos y sostenernos de forma más eficiente.
  • Anatomía experiencial para incrementar nuestra inteligencia cinestésica, aprender e integrar la relación entre los pies y la pelvis y ser capaces de establecer unos cimientos sólidos.
  • Aprenderemos cómo funciona nuestro sistema del equilibrio.
  • Experimentaremos cómo distintos modos visuales afectan al equilibrio, y a su vez esos modos visuales nos servirán de acercamiento a modos mentales relacionados que utilizaremos en meditación.
  • Incrementaremos nuestra capacidad de exploración y auto-estudio (Svadhyaya) para tener un mayor criterio própio y ser menos dependientes de otros en nuestra práctica de yoga.
  • Debatiremos el tema de la alineación, y buscaremos un común denominador para poder alinearnos a nosotros mismos y a los demás, independientemente de nuestra anatomía y/o estado físico.
  • Ese debate nos abrirá las puertas a los conceptos de “Imagen corporal” y “Esquema corporal”. Cómo somos condicionados por ellos, de qué manera interaccionan e interfieren entre sí, afectando a nuestra postura, movimiento y al modo en el que nos relacionamos con nuestro cuerpo.
  • En definitiva, aprenderemos a observarnos, sentirnos y escucharnos desde dentro.

Este taller no es una clase de yoga dirigida en la que hay un monólogo unidireccional con los alumnos siguiendo de forma mecánica las instrucciones dadas, sino que es una conversación con el profesor y el resto de asistentes; una invitación a explorar, a descubrir los principios que rigen el funcionamiento de nuestro cuerpo y nuestra mente, a volver a escuchar a la inteligencia natural que reside en nuestro cuerpo, a aprender, a ser nuestros propios maestros.