El de 2017 es el cuarto verano consecutivo en el que nos reunimos a practicar yoga en el Templo de Debod. Cada año ha ido aumentando la participación y algunos domingos llegamos a ser más de 100 personas practicando yoga en el parque.

¿Dónde son las clases exactamente?

Según miras al Templo de Debod de frente, estamos en el último tramo de cesped si caminas por el lado derecho del templo. A la altura de la fuente y cerca de una zona con columpios. Por las mañanas puede que nos movamos unos metros buscando la sombra y evitando los riegos, pero siempre por esa zona.

Aquí tienes el enlace a Google Maps

Y unas fotos para orientarte:

Desde las escaleras grandes que suben de Ferraz:

Yoga Madrid - Templo de Debod

Desde la fuente que hay detrás del Templo:

Yoga en Madrid - Templo de DebodDesde el cesped hacia el Templo:

Yoga Templo de Debod 2015

Yoga en el Templo de Debod 2015

Aquí tenéis un plano por si no os carga Google Maps:

Yoga en el Templo de Debod

Antes de la clase

Traed ropa cómoda. Venid hidratados y con el estómago vacío. Una esterilla de yoga es muy recomendable aunque no estrictamente imprescindible; hay gente que usa una toalla o directamente el cesped. Aunque haga calor al ir a la clase, es buena idea tener algo para abrigarte durante la relajación (estamos a la sombra, se nos queda frío el sudor, la temperatura corporal baja al relajarnos…). Sed puntuales para no llegar estresados y evitar perderos los ejercicios iniciales, que os harán el resto de la clase mucho más fácil y agradable.

Intenta desplegar tu esterilla y colocar tus cosas de la forma más considerada posible. Recomiendo dejar mochilas, bolsos y demás dentro del círculo de esterillas. Sobre todo no dejes nada de valor detrás de ti, ya que alguien puede pasar y llevárselo sin que nos demos cuenta.

¡Importante! No te pongas muy lejos del centro del círculo (las mochilas), sobre todo si eres de los primeros en llegar y formas parte del círculo interior, ya que el resto se van a colocar en relación a  ti. Es mejor hacer varios anillos que tener un círculo muy grande, ya que cuanto más alejados estemos peor se van a escuchar las instrucciones.

Durante la clase

Intenta seguir las instrucciones verbales y olvídate de lo que hacen las personas de tu alrededor. En algunas posturas suelo dar varias opciones para que cada uno se adapte a sus posibilidades. Si doy dos versiones y tienes claro (o lo descubres al intentarla) que la dos te va a resultar imposible de realizar correctamente, , no tienes por que quedarte mirando al resto; vuelve o mantente en la versión uno y acumula tiempo en ella. Si vienes de forma continuada a las clases y perfeccionas las versiones básicas de las posturas, seguro que algun día podrás hacer las avanzadas.

Permanece en la versión de las posturas que te permita respirar, y que cada parte de la respiración (inhalación y exhalación) se sienta diferente en tu cuerpo y las zonas que estás estirando. Si el estiramiento es muy intenso, duele y no cambia la sensación que produce dependiendo de si estás cogiendo o soltando aire, es que has ido demasiado lejos. Reduce un poco la intensidad de la postura y observa como se reduce la tensión cuando exhalas.

Descansa siempre que lo necesites, ya sea de pie, en posición sentada, tumbada o en la postura del niño.

Al terminar la clase

En el centro del círculo de esterillas, entre las mochilas, dejo al final de la clase una caja con caramelos y un bote, los cuales nos permiten hacer el último ejercicio de la clase de yoga; practicar el dar y el recibir. Para el recibir coge los caramelos que quieras. Para el dar no hay una cantidad sugerida, ya que eso condicionaría el acto de dar. Casi nunca menciono el bote al finalizar la clase por el mismo motivo.

Tampoco llevo cambio y prefiero que nadie abra el bote. Si no tienes cambio, puedes elegir dar el próximo día por la clase que acabas de recibir, llevarte la clase gratis, o dar en ese momento por las clases a las que piensas asistir en el futuro. En ambos casos te sugiero que te tomes un momento y hagas un ejercicio de honestidad contigo mismo. Si quieres dejar algo que no cabe por la ranura del bote, puedes ponerlo en la parte de la caja donde no hay caramelos, o debajo de ella si no quieres que se vea mucho. No se está obligado a dar y nadie te va a decir nada al respecto.

Puedes pinchar aquí para leer mi reflexión sobre cuanto cuestan las clases.